“Tren a Busan 2: Península”

¿Qué tal cinéfilos? Hoy os traigo crítica de “Train to Busan: Peninsula” , secuela de la aclamada película coreana de zombies del 2016, dirigida por el director Yeon Sang-ho.

La trama nos sitúa cuatro años después, con Jung-seok (Dong-won Gang) y su cuñado Chul-min (Do-yoon Kim) intentando rehacer sus vidas en Hong Kong. Cuando les ofertan regresar a a Corea del Sur para participar en el robo de una cuantiosa suma, la misión en la cual se embarcan se torcerá: Chul-min será presa del Sargento Hwang (Min-jae Kim) ,y Jung-seok de Min-jung (Jung-hyun Lee).

Cabe advertir que la película no es una secuela en el sentido estricto de la palabra: el guion se limita a tomar como punto de partida la masacre zombie de su predecesora, arracando la historia tras la catástrofe. Aquí, el director nos aleja de un tren para regalarnos más acción apocalíptica por toda Corea, con una ambientación y una fotografía al más puro estilo Mad Max.

Entre la adrenalina de la lucha y la persecución, estamos ante un fallido cóctel de emociones fuerte con estos estos muertos vivientes tan movidos y espeluznantes.

No es fácil innovar en este subgénero, pero Tren a Busan consiguió reconocimiento mundial para una película coreana de bajo presupuesto, además del triunfo en su propio país, abriendo las puertas del terror asiático.

Sin embargo, Yeon no consigue aquí repetir la fórmula del éxitos sin apenas conectar Península con su predecesora, que no es necesario ver antes para seguir la película,pero si bastante recomendable. Tampoco son los mismos personajes los que se enfrentan a una pandemia y a la cuarentena, una situación dolorosamente similar a la actual.

Si Train to Busan fue mas allá con un análisis social de la población coreana, Península es un simple batiburrillo de escenas de acción mucho más artificial, sin rastro de moralidad o humanidad, rozando el ridículo con música a todo trapo (los violines nos martillean).

En Península, los zombies parecen mas de videojuego que de película, les vemos incluso montando y persiguiendo a personas montados en coche. Para haberse debido estrenar en Cannes, la película no ofrece más que un refrito muy poco inteligente de acción que subestima la inteligencia del espectador, vacía y (en mi opinión) ni siquiera entretenida. Incluso falla el desarrollo de los protagonistas, lo que da aún menos.emoción a la historia.

Como aspecto positivo diré que, en pleno COVID, el visionado de Península bien puede ayudar a reflexionar y recapacitar sobre la magnitud de lo que estamos viviendo , concienciando sobre la importancia y las consecuencias de esta crisis sanitaria.

En definitiva,una de mis grandes decepciones de este atípico calendario de estrenos para 2020, con las expectativas que tenía tras ver Tren a Busan.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s